BLOG «Sueños Convertidos en Experiencias»

Santorini, la isla de la fantasía

Recorrido por sus paisajes inabarcables y  por la historia que marcó el nacimiento de Occidente.

Albert Camus hablaba de esas “islas lejanas donde los hombres viven y mueren locos y felices”, esas islas lejanas que nos ponen a soñar a los amadores del exotismo y de la belleza del planeta. Grecia, madre de la cultura del mundo occidental y que embelesa con sus templos, sus acrópolis, sus oráculos y sus dioses, ofrece a los nómadas y viajeros el encanto de las islas del Egeo.

El extremo oriental del Mediterráneo, con el cielo más puro y limpio del mundo, aportó su grano de azul y de pureza a la claridad suprema del pensamiento griego, y a las islas Cícladas su belleza singular.

Son más de 200 islas e islotes. En Naxos hizo escala Teseo luego de matar al Minotauro. En Miconos están enterrados los gigantes que Hércules venció. En Delos nació Apolo, el dios de la serenidad y de la belleza, y en Amorgos se encuentra uno de los más impresionantes monasterios de Grecia, el de Panaguia Jozoviótissa. La escogencia no fue fácil al decidirme por Santorini.

El mitológico y volcánico pasado es uno de sus atractivos. Cadmo, hijo del rey de Tiro en busca de su hermana Europa raptada por Zeus que para evitar los celos de Hera, su esposa, se había convertido en toro, llegó a la isla en la que su hijo Thera fundó una colonia griega que llegaría a llamarse Kallisté, que significa ‘la más hermosa’. El nombre actual de Santorini viene de Santa Irene, patrona de los comerciantes italianos que en sus correrías recalaban en la isla.

El año 1627 a. C. ocurrió una de las más grandes erupciones volcánicas de la historia. El cráter del volcán se hundió y formó una laguna ovalada de 12 kilómetros de largo por 7 de ancho cuyos bordes son tres islas, una de las cuales, la más grande, en forma de arco, es Santorini. El paisaje de la caldera lagunar y de las islas es de impresionante belleza. Fira y Oia, dos de los pueblos de la isla Santorini, se asoman al borde de un acantilado cortado a pique sobre el mar desde una altura de 300 metros.

Llegamos a Fira, la capital de la isla. Blancas, como todos los pueblos de la islas, Fira y Oia parecen ciudades moldeadas por los dioses, o las hadas, o demiurgos que trabajaran en competencia. Todas las construcciones son blancas, las puertas y ventanas azules y predominan los domos y las formas curvas.

La armonía, la simetría, el sentido de las proporciones, todo apunta a la perfección. Muchas casas y hotelitos apretujados se escalonan en el acantilado unos sobre otros y su inmaculada blancura hace bellísimo contraste con el profundo color azul del mar. Dos caminos muy pendientes suben desde los puertos de mar hasta Fira y Oia. Los transitamos varias veces en ambos sentidos, deteniéndonos para extasiarnos y fotografiar el inigualable paisaje. Hay un servicio de transporte en burros y mulas para los que no se animan a cubrir a pie los 300 metros de desnivel, y un teleférico hace el mismo trayecto desde el mar hasta Fira.

Caminamos la isla más pequeña, en la que hay varios cráteres, algunos todavía activos. La gigantesca erupción que formó la caldera produjo un maremoto que llegó hasta Creta, ubicada a 110 kilómetros de distancia, y puso fin a la civilización minoica, que fue la madre de la civilización griega. También se dice que la erupción hundió a la Atlántida y que el maremoto llegó hasta Egipto y sus olas abrieron las aguas del Mar Rojo, dando paso a los hebreos que en su Éxodo huían de Egipto y del faraón.

Datos confirmados por la ciencia dicen que el cielo se oscureció y la nube de cenizas llegó hasta China, que el enfriamiento que siguió a la erupción quedó marcado en los anillos de árboles de Canadá. Por otro lado, en jeroglíficos de Egipto se habla de la erupción, que fue calificada por el Instituto Smithsoniano con la puntuación de 7, que es la máxima para estos eventos. Una erupción de igual magnitud fue la del volcán Krakatoa de Indonesia en 1883.

Nos sentábamos a cenar o a degustar el “negro vino” griego, como lo llama Homero en la Ilíada, en los pequeños restaurantes que parecen suspendidos sobre el acantilado mirando allá abajo el mar y recordando las épicas hazañas de los aqueos y troyanos y los viajes de Ulises de regreso a su amada Ítaca, y pedíamos a los meseros que nos pusieran la nostálgica canción de Vino griego cantada por José Vélez.

Imaginábamos las penalidades de los griegos que huyeron de su tierra en los siete siglos de dominación bajo el imperio otomano. “Ven a brindar con vino viejo de mi tierra natal, el vino rojo que me hará recordar un pueblo blanco que dejé detrás del mar. Ven a brindar con vino griego y te voy a cantar viejas canciones que nos hacen soñar con el momento de volver al hogar”.

Y es que acabábamos de recorrer toda Grecia y estábamos empapados de su grandeza y de su pasado glorioso, y decidimos terminar nuestro viaje en Santorini. Una tarde, nostálgica como todas, fuimos al pueblo de Oia, situado en un extremo de la isla, a presenciar el ocaso del sol que se hundía en el mar, ahogándose en paletadas rojas, naranjas, negras y violetas, el mismo sol que alumbró las gesta de Aquiles, de Héctor, de Príamo y de Ulises, sobre esta tierra sagrada y estas islas que dieron al mundo la filosofía, la ciencia y la cultura. ¡Oh Santorini, la isla más fotografiada del mundo!

Fuente: EL TIEMPO.

En el 2011 Walter Chang ahorró, renunció a su trabajo y recorrió 60 países en 3 años.

 

Hace cinco años que saliste de la Universidad. Tienes un empleo medianamente bien pagado en el que te pasas más tiempo del que deberías y que además, poco tiene que ver con lo que estudiaste. Te pasas las horas perdiendo el tiempo en Internet leyendo sobre viajeros que recorren el mundo. Luego te topas con esta nota, que no sabes si te va a dar esperanza, o te va a deprimir aún más.

Buenas noticias, es la primera.

Walter Chang se graduó de la carrera en 2008, en plena crisis económica mundial. En lugar de dedicarse a trabajar en medios para lo que había estudiado, se quedo como técnico audiovisual en otra universidad.

Dos años después estaba atorado en un trabajo esclavizante y aburrido. Entonces, como tú, empezó a vagar por Internet a fantasear con un viaje. Primero pensó en irse un par de meses a sudeste asiático. Luego contempló alargarlo a un año entero.

Entonces se pasó todo 2010 armando su ruta y juntando los fondos necesarios. Se mudó de su departamento, durmiendo en casa de sus amigos y a veces en la oficina. Vendió casi todas sus pertenencias y empezó a trabajar horas extra. El 13 de septiembre de 2011 tomó su primer avión.

El viaje se convirtió en una travesía por todo el mundo, que duró tres años y cubrió 60 países. El recorrido de mochilazo implicó tomar aventones en carretera, dormir en aeropuertos y parques, acampar mas seguido que pagar un hotel…pero todo valió la pena.

Chang vive ahora en Nueva York. Actualmente promueve su proyecto “We call This Home: 3 years of travel to 60 countries” que reúne todas las fotos que tomo durante su fantástico recorrido.

Fuente. Milenio.com

Anciana de 93 años escribe una entrañable carta a su amiga.

Anciana-de-83-anos-escribe-una-carta-entranable-a-su-amiga-02-768x512

Estimada Bertha:

Últimamente dedico más tiempo a leer y menos a limpiar el polvo. Estoy sentada en el patio disfrutando de la tarde sin preocuparme por las malas hierbas que crecen en el jardín. Intento pasar más tiempo con mi familia y menos tiempo trabajando. Hace tiempo comprendí que la vida es un cúmulo de experiencias para disfrutar y no para aguantar. Ahora más que nunca estoy intentando darme cuenta de los momentos especiales de la vida y disfrutarlos al máximo.

No me estoy guardando nada: usamos la vajilla buena para celebrar cualquier cosa, incluso perder un kilo o conseguir desatascar el fregadero. No estoy guardando mi perfume para usarlo en ocasiones especiales, lo llevo para ir al supermercado o para dar un simple paseo. Expresiones como “algún día” están desapareciendo de mi vocabulario. Si hay algo que merezca la pena oír, ver o hacer, quiero oírlo, verlo o hacerlo ahora.

No estoy segura de qué habrían hecho los demás de saber que no estarían aquí el día de mañana tal y como solemos dar por sentado. Supongo que muchos llamarían a sus seres queridos o familiares cercanos. Hablarían con sus antiguos amigos para disculparse y hacer las paces por disputas del pasado. Me gusta pensar que habrían preparado una cena o una celebración en la que pudieran disfrutar del tiempo que les queda acompañados de sus seres queridos, pero nunca lo sabremos.

Son esas pequeñas cosas que quedaban por hacer las que me harían enfadar si supiera que mis horas son limitadas. Me enfadaría porque no había escrito algunas cartas que debí escribir en su día, por no haberle dicho a mi marido y a mis padres a menudo lo mucho que los amaba. 

Ahora intento no guardar ni contener nada que pueda alegrar o sacar una sonrisa a los que me rodean. Cada mañana cuando abro los ojos me digo a mí misma, “hoy es un día especial”. Cada día, cada minuto, cada respiración es un regalo.

Quizás la vida no sea la fiesta que esperábamos pero ya que estamos en ella debemos bailar todo lo que podamos.

Anciana-de-83-anos-escribe-una-carta-entranable-a-su-amiga-01

Fuente. rolloid.

 

Déjanos tus comentarios

*