Equipaje

5 COSAS PARA LLEVAR EN EL AVIÓN

Empáquelas en su maleta de mano cada vez que tenga que tomar un vuelo.

Con las demoras a la orden del día, lo mejor es ir preparado, ya se trate de vuelos de corta o larga distancia. Tome en cuenta cinco consejos—bastante útiles— cuando hace su equipaje de mano. Verá que se sentirá más cómodo en su viaje.

 

1. Medicamentos y neceser.

Lo último que necesitas es no tener a mano los medicamentos si las demoras fuesen largas o, peor aún, se extraviara el equipaje que despachara con anterioridad. Entre las cosas a llevar en tu maleta de mano se encuentran los medicamentos prescriptos (en sus envases originales), atomizadores nasales, cremas humectantes y protector labial. Respeta las regulaciones de equipaje de mano 3-1-1 (en cuanto a líquidos y geles) de la Transportation Security Administration (TSA, Administración de Seguridad en el Transporte), según la cual los envases deben ser de 3,4 onzas (100 ml) o más pequeños, y deben caber en una bolsa de plástico transparente de un cuarto de galón, con cierre (una bolsa por pasajero).

 

2. Material de pasatiempo.

Un vuelo representa, a la fuerza, tiempo para uno mismo; para algunos, eso significa una siesta; para otros, entretenimiento o pasatiempo. Lleva auriculares si no quieres desembolsar un dólar o dos por un par que te den de la empresa. Carga tus dispositivos electrónicos antes de salir, así podrás leer, ver películas, jugar algún juego o escuchar música. Como sabras, todos esos dispositivos deben estar apagados durante el despegue y el aterrizaje, de modo que es bueno tener libros, revistas o periódicos a mano, especialmente si tienes en cuenta que la mayoría de las aerolíneas ya no ofrecen mucho material de lectura.

 

3. Alimentos.

Puede que ya no se ofrezcan refrigerios sin cargo, y las comidas rara vez son gratis, así que lleva algo de comer. Por consideración a los demás pasajeros, deja las cosas que huelan mal en tu casa, y si viajas al extranjero, ten presente aquellos productos y carnes que no permiten ingresar en el país de destino. Lleva también goma de mascar o pastillas para destapar tus oídos durante el despegue y el aterrizaje. No podrás pasar bebidas por los controles de seguridad, pero por lo general, se permiten a bordo si se compran en las tiendas de las puertas de salida.

 

4. Artículos para tu comodidad.

En el caso de vuelo, las temperaturas bajan y la cabina se pone muy fría, especialmente si abordó el avión vistiendo un atuendo muy “tropical”. Pon en tu maleta de mano un suéter, un saco o un chal, te servirá para abrigarte. Las almohadas de cuello son buenas para viajes largos.

 

5. Tarjeta de crédito.

Entonces, ¿qué pasa si quieres tomarte un trago durante el vuelo o quieres ver cómo termina una película? Lamentablemente, el dinero en efectivo ya no es moneda de cambio en el reino de las alturas. Ahora, muchas aerolíneas solamente aceptan tarjetas de crédito como forma de pago por alimentos, bebidas, entretenimiento e, incluso, Wi Fi; así que estés preparado para utilizar la tarjeta si deseas consumir alguno de estos productos.

 

¿OTRA VEZ LA AEROLÍNEA PERDIÓ TU MALETA?

 

Qué hacer cuando la aerolínea pierde tu maleta.

6 maneras de reaccionar si se pierde tu equipaje.

 

1. Evalúa tu aerolínea .

Algunas personas ni siquiera considerarían reservar una habitación en un hotel sin antes leer las opiniones que dejan los clientes en el sitio web del hotel. ¿Por qué no hacer lo mismo con una aerolínea? Sitios como Skytrax (en inglés) te permitirán evaluar la clasificación de la aerolínea en áreas como el servicio al cliente, entre otras cosas, de tal modo que sepas qué esperar si se extravía tu equipaje. No estaría de más que busques en el sitio web de tu aerolínea la política de responsabilidad de la empresa con relación a la pérdida de equipaje. Por ejemplo, la mayoría de las líneas aéreas no te reintegrarán el importe correspondiente a los objetos valiosos que haya dentro del equipaje registrado. Dentro de esta categoría, se incluyen objetos familiares de valor, joyas, dinero, computadoras o cámaras fotográficas y filmadoras. Deja estos objetos en tu casa o empácalos en un bolso o maleta de mano. Algunas pólizas de seguros de viaje ofrecen cobertura por pérdida de equipaje; sin embargo, lee con detenimiento las cláusulas respectivas y comprueba si lo que ofrecen realmente vale lo que cuesta.

2. Lleva un inventario del equipaje

Haz una lista detallada de los objetos empacados en el equipaje de carga. Esto te será de mucha utilidad si tus maletas se pierden y tengas que presentar un reclamo ante la aerolínea. Anota cada artículo de vestir y todos los accesorios, calzados y objetos personales, así como también las marcas, colores, tallas y las características que identifiquen tu equipaje (marca, color, tamaño) rápidamente. Como alternativa, toma fotografías de tus maletas con tu teléfono celular o cámara fotográfica que llevas en la maleta de mano.

Es una buena idea si haces que tu equipaje se vea llamativo: colócale alguna cinta adhesiva de colores brillantes o márcalo con algún lápiz de fibra de tinta indeleble a colores. Esto evitará que otras personas, con un equipaje parecido al tuyo, tomen accidentalmente la maleta equivocada y ayudará a que la línea aérea pueda identificar fácilmente tu equipaje en caso de extravío.

 

3. Empaca para el peor de los casos

Si viajas en compañía de otra persona y ambos registrarán su equipaje, empaque parte de sus pertenencias en las maletas de su acompañante y viceversa. Es muy poco probable que ambos equipajes se extravíen; de esa manera, la parte damnificada tendrá, como mínimo, una muda de ropa. Como alternativa, empaca una muda de ropa (o al menos una muda de ropa interior) en tu maleta de mano. Agrega una copia de tu itinerario de viaje —y la información de contacto de tu hotel— dentro de cada equipaje. Por último, pon etiquetas que contengan la información de contacto de tu hotel, además de la información de tu domicilio en cada equipaje.

 

4. Sigue las normas de la aerolínea al registrarte

Observa personalmente que el agente del mostrador ponga la etiquetas de registro a sus maletas. Confirma con el agente, si es necesario, que tanto tu equipaje como el recibo de reclamo de equipaje tengan el código de tres letras del aeropuerto de destino. Toma una fotografía de tu recibo de reclamo de equipaje, en caso de que lo extravíes. Si quieres adoptar medidas de seguridad adicionales, haz uso de un servicio de etiquetado de equipaje, que mediante una tarifa suministra etiquetas con un número de serie asociado al pasajero, en este caso tú, a través de una base de datos en línea. Finalmente, y mientras esperas en la fila de control de seguridad, lleva un registro mental de todos los efectos que guardará en los compartimientos o en la cinta de transporte de equipaje, para disminuir las probabilidades de perder algo.

 

5. Actúa de inmediato.

Recuerda: no entrar en pánico. Primero, mira alrededor: tus maletas podrían estar cerca de la cinta de transporte donde estás esperando o de otra. De no ser así, dirígete al mostrador de la aerolínea con el recibo de reclamo de equipaje, la tarjeta de embarque y la descripción o fotografía del equipaje. Respira profundamente, conserva la calma y se amable. Algunas aerolíneas pueden decirle dónde está tu maleta (o donde creen que podría estar). Podría estar incluso en el próximo vuelo del mismo punto de origen, en cuyo caso tal vez quieras esperar. Sea como fuere, no te retires del aeropuerto sin completar un informe de pérdida de equipaje y obtener (1) una copia del informe; (2) el nombre y número de un contacto de la aerolínea para que puedas hacer un seguimiento; y (3) detalles, por escrito, de cómo presentar un reclamo y cuándo le rembolsaría la aerolínea los gastos por reponer lo esencial de tu pérdida (guarda todos los recibos) hasta que encuentren tu equipaje o en caso de que tu maleta no aparezca más.

 

6. Haz un seguimiento

Cuando te registres en el hotel, informa al personal de la recepción que la aerolínea perdió tu equipaje y que te lo entregarán más tarde. El conserje podría ayudarte con los llamados a la aerolínea; de todas maneras, haz un seguimiento. Algunos hoteles también ofrecen artículos para salvar el momento. Finalmente, si piensas que no haz recibido un buen trato de parte de la aerolínea, presenta un reclamo ante la Aviation Consumer Protection Division (División de Protección al Consumidor en la Aviación). Y, de aquí en adelante, analiza la posibilidad de volar únicamente con equipaje de mano.

 

APRENDE A EMPACAR PARA CUALQUIER VIAJE.

Cómo llevar estrictamente lo necesario para que viajar no sea una tortura.

1. Objetos que prohíbe la TSA.

Si estas por viajar en avión, consulta la página (en inglés) de la TSA (Administración de Seguridad en el Transporte) para verificar si está prohibido algún artículo que planeas empacar. El sitio web de la TSA contiene pautas claras de lo que se permite y se prohíbe llevar en un avión, tanto en el equipaje de mano como en el equipaje de abordo. Cuando tenga alguna duda respecto de un artículo, déjelo en su casa.

 

2. Neceser para lo más pequeño.

Los envases grandes de champú y de cremas son pesados, ocupan mucho espacio y, en virtud de la norma 3-1-1 de la TSA, se prohíbe llevarlos en el equipaje de mano. Prepara un neceser que incluya pasta de dientes, desodorante, champú y otros productos en envases pequeños y de plástico. Además, un viaje te da la oportunidad de deshacerte de frascos semivacíos o usar lo que resta de las cremas y otros productos de belleza que tienes desparramados en casa.

 

3. Vestuario esencial

Cada objeto o prenda que empacas debe tener una doble función; es decir, es aconsejable alistar prendas de colores neutros y que combinen. Lleva accesorios fáciles de empacar —bufandas, chalinas, corbatas y cinturones— para poner un poco de color y transformar conjuntos de día en atuendos de noche. La ropa deportiva le sirve para las actividades deportivas o al aire libre, como excursiones turísticas. No es necesario llevar una gran cantidad; opta por telas que no se arrugan y que secan rápidamente; evita la ropa que se plancha o que necesita limpieza. También elije el vestuario más liviano. Si el clima es frío, lleva ropa de seda para lavar a mano y ropa de lana ultraliviana. Evita las de algodón y lana gruesa. También lleva un abrigo que uses estando en tránsito; los mejores son los livianos y holgados como para usar otras prendas debajo (son ideales los abrigos ligeros y los impermeables con interiores que se pueden quitar).

 

4. Demasiados zapatos

La gente experta “el arte de empacar” se las arregla con dos pares de zapatos, y seguro que tu también puedes hacerlo. Usa el par de zapatos más pesado en el avión. Un par práctico y versátil, como unas botas de invierno cómodas y con cierto estilo que pueden ser ideales para ir de excursión turística o una salida nocturna. Las zapatillas son buenas para las caminatas. Lo mejor es que este calzado sea fácil de sacar en la fila de control de seguridad del aeropuerto; por lo tanto, sirven los zapatos sin cordones o que tienen velcro o cierre. El segundo par puede ser más formal, aunque quizás prefieras dejar a un lado los de tacón alto o con suela pesada.

 

5. Artículos innecesarios

Los hoteles tienen, por lo general, lo que necesitas para sentirte como en tu casa. Normalmente cuentan con batas, secadores de cabello y una variedad de productos de tocador. Puedes achicar tu equipaje sabiendo con anticipación que te ofrece el hotel o los vendedores del área. Por ejemplo, si vas a una ciudad con clima soleado y playa, seguro encontrarás toallas, lonas y otros accesorios de playa. A menos que tengas un gran apego a sus esquís, raquetas de tenis, palos de golf u otros equipos deportivos, es mejor que los alquiles a tu llegada, en lugar de cargarlos contigo. Ten presente que  puedes mandar tu equipaje anticipadamente (por menos dinero de lo que cree).

 

6. Libros y literatura

Tus vacaciones podrían no ser el mejor momento para lograr la meta de toda tu vida: leer La guerra y la paz. Las revistas, los semanarios, los periódicos y los libros que tienen tapa flexible —incluso usados— son ideales para los viajes en avión y en tren. No solamente son baratos y livianos, sino que puedes canjearlos con otros viajeros, donarlos para un intercambio de libros o simplemente dejarlos en algún lugar para que otro los disfrute. Si eres un lector voraz, quizás sea el momento de digitalizarse. Los lectores electrónicos pesan muy poco y pueden almacenar miles de libros y periódicos digitalizados.

Objetos de valor
Viajar tiene sus riesgos e inconvenientes, como la pérdida de equipaje y los robos de dispositivos electrónicos y otros. Por eso incluye lo indispensable en tu equipaje, y, preferiblemente, deja en casa las joyas, la vestimenta y los accesorios de valor. Si tienes que llevar dinero en efectivo o artículos costosos, empácalos en tu equipaje de mano. Y siempre viaja con el dinero en varias de sus formas; o sea, efectivo, tarjetas de débito y tarjetas de crédito.