Hoteles

Tener presente el nombre del hotel en cada ciudad donde estamos hospedados, en recepción facilitan la tarjeta o mapa de la ubicación, llévelas cuando estemos fuera de él.

 

¿El hotel perdió su reserva?

Consejos para prevenir, solucionar y sacarle provecho a esta situación cuando viaje.

 

1. Tome medidas de precaución

Si hiciste la reserva en línea, guarda la confirmación que te llega al correo electrónico y lleva contigo una copia impresa. También es una buena idea pagar una noche por adelantado con una tarjeta de crédito. Esto no solamente asegura tu reserva, sino que también ayudará al hotel a resolver cualquier problema que surja, ya que existirá una constancia de tu reserva, a través de tu tarjeta de crédito. También puedes hacer la reserva mediante LEYVA GROUO INTERNATIONAL para no tener ningún problema.

Por último, y esto es importante, llama y reconfirma tu reserva un par de días antes. Pide una nueva confirmación vía correo electrónico. Y si piensas que vas a llegar más tarde de lo previsto, avisa al hotel.

2. Piensa en soluciones
A veces, el problema puede ser un simple error al ingresar tus datos, y la solución está en deletrear tu nombre al conserje y pedirle que vuelva a verificar. Asegúrate, también, de presentar la confirmación impresa o el recibo del pago adelantado a través de la tarjeta de crédito. ¿El problema persiste? Entonces, pregunta si quedan habitaciones disponibles. ¿El conserje puede ubicarte en otra habitación, tal vez en una mejor que la que habías reservado, digamos una habitación o suite con una vista privilegiada, con servicios o atenciones especiales? De no ser así, ¿puedes ubicarlo en una sucursal del hotel o incluso ayudarlo a conseguir lugar en un hotel de la competencia que se encuentre en las proximidades?.

 

3. Adopte una actitud amable

Si el conserje pareciera no querer o no poder ayudarte, pregúntale amablemente si hay alguien más que pueda ayudar a solucionar tu problema, un gerente de reservas o gerente general, tal vez. Antes de plantear el problema, agradece por adelantado a cada persona, tratándola por su nombre. Explica la situación con tranquilidad, se breve y no dramatices ni exageres (evita frases como “se arruinaron mis vacaciones”). Anota con quién hablo, qué se habló y la hora y duración de la conversación. El registrar lo sucedido te será útil si no consigues una solución. Si no logras hablar con el gerente general, asegúrate de preguntar cuál es su nombre y de anotarlo.

4. Convierte la mala fortuna en una oportunidad,
pregunta, con amabilidad y discreción, si es posible conseguir, sin cargo adicional, una “mejor categoría” (conocido como ‘upgrade’) en la habitación o que compensen el inconveniente de la reserva perdida mediante una invitación al restaurante o al spa del hotel. Si logran ubicarlo en otro hotel, pregunta si hay posibilidad de que te reembolsen los gastos de traslado hasta el otro hotel y cualquier diferencia de precio que hubieses si la habitación del nuevo hotel similar a la que tu habías reservado fuera por algún motivo más cara. Por último, si pagaste por adelantado parte o la totalidad de tu estadía y terminas en una habitación de menor calidad, asegúrate de obtener el reembolso correspondiente o, incluso, el reembolso más un descuento en la tarifa de la nueva habitación, por los inconvenientes ocasionados.

5. Escríbelo
Si no te dan una solución, usa las anotaciones que realizaste en el hotel para presentar una queja formal a través de la sección servicio de atención al cliente del sitio web del hotel, a través del correo electrónico o carta postal, dirigidos al gerente general, de ser posible. También puedes alertar a otros viajeros sobre su experiencia e inquietudes respecto de la hospitalidad del lugar a través de Twitter, Facebook, Yahoo, TripAdvisor y otros foros en línea para viajeros. Por el contrario, si el problema fue resuelto y bien resuelto, podras enviar una nota de agradecimiento, ya sea por correo postal o electrónico, y elogiar su servicio de atención al cliente en las redes sociales.

 

CÓMO AHORRAR EN HOTEL.

Planifique y aprenda a encontrar habitaciones a precios de oferta.

1. Planifica bien tu estadía

En algunas lugares, si viajas en temporada baja, podrás ahorrar hasta un 50 % del costo de las tarifas originales. Todos quieren ir a Hawái cuando hace frío, pero las tarifas hoteleras son mucho más bajas en primavera y otoño. Tu también puedes ahorrar dinero según el día de la semana en que te hospedes.

 

2. Busca precios especiales

Muchos hoteles ofrecen paquetes especiales que, lo más probable, incluyen rebajas de precios, noches adicionales sin cargo y gangas que te sirven para otro hotel o destino. Asimismo, en algunos casos, si reservas una habitación por siete o más noches seguidas, podrás conseguir un descuento mayor, y así ahorrar considerablemente.

 

3. Reserva paquetes.

Ahorra dinero con los paquetes que combinan pasaje aéreo, alojamiento, guías, propinas y alojamiento, o pasaje aéreo y seguro médico. Más aún, podrás descubrir que los hoteles de mejor calidad son más económicos cuando forman parte de un paquete